Saltar al contenido

María Gabriela Isler: “Me reuniría con el Presidente”

María Gabriela Isler: “Me reuniría con el Presidente”

María Gabriela Isler, Presidente, Venezuela, Rafael J Flores A

Rafael J Flores A – Jueves, 09 de Octubre de 2014 – Publicado en: Arte & Entretenimiento

De entrada, María Gabriela Isler confiesa que aunque está acostumbrada a hablar en público, el primer encuentro con la prensa venezolana le hace temblar la voz. Llegó el martes al país y ya pudo desayunar arepa y compartir con amigos. A su familia aún no la ve.

Nacida en Valencia, pero criada en Maracay, la joven beldad asegura que el tiempo que vivió en Caracas como Miss Venezuela le ayudó a enfrentarse a una capital del mundo como Nueva York, en donde ha pasado el último año portando la banda de Miss Universo.

“Me tocó enfrentarme a un mundo público al que yo no estaba prepara emocional ni mentalmente. Fui haciendo esa transición poco a poco. Esta experiencia me ha servido para madurar y ser más segura de mí misma. Me siento feliz con lo que soy y como soy, con mi personalidad, cuerpo, espíritu. Estoy realizada como ser humano. Antes no me había encontrado; estaba dudosa de qué era lo mío o cómo podía ofrecer la mejor sonrisa si no me veía del corazón. Ahora es nato”, dice.

“Molly”, como se le conoce de cariño, informó que aunque al finalizar su reinado probablemente se le vea haciendo modelaje publicitario o animando algún programa, no es a lo que se quiere dedicar para el resto de su vida. “¿Por qué no hacer algo con la voz y la plataforma que tengo para ayudar a mi país?”, se preguntó la licenciada en Gerencia mención Mercadeo, quien espera adentrarse aún más en el trabajo social y humanitario que ha hecho a lo largo de los últimos 10 meses.

Acerca de si se quedará en Venezuela luego de entregar la corona a su sucesora en enero de 2015, Isler no supo responder con certeza. “No sabría decirlo ahorita. Creo que estaré yendo y viniendo porque para forjar el proyecto que quiero estoy buscando muchos asesores en Estados Unidos, para hacer las cosas bien. Así lo hice con la tesis de grado”. 

Un periodista la interrogó sobre cómo se ven las injusticias que ocurren en Venezuela desde un penthouse en Nueva York, a lo que la esbelta reina respondió sin titubear: “Las injusticias se pueden ver desde un ranchito en Catia como en el Palacio de Buckingham. A todos nos duelen las cosas malas, todos queremos construir un país mejor. No soy quién para juzgar los errores o desaciertos de los políticos (…) Soy una venezolana más que está dispuesta a traer alegría, buenas noticias y transformar injusticias en bendiciones. Sí, desde un penthouse en Nueva York hay bonita vista, pero no tengo a quienes quiero conmigo”.

Isler, a quien la Organización Miss Universo le canceló su visita oficial al país en febrero debido a las protestas estudiantiles contra el presidente Nicolás Maduro, señaló que no dudaría reunirse con el primer mandatario, como ocurrió en el pasado con reinas de belleza.

“Estoy abierta a cualquier encuentro, siempre y cuando sea público y la gente se pueda enterar de lo que se está hablando (…) “Sería de un debate ciudadana-Presidente. Cuando tú trabajas en una empresa, conoces sus problemas. ¿Por qué no te puedes sentar con tu jefe? Y así poder decirle, como trabajador, que te has dado cuenta de que tenemos ciertas debilidades y ciertas fortalezas y quizás usted -el Presidente- no se está dando cuenta porque maneja los problemas macro”.

La joven de 26 años de edad y un metro 80 centímetros de estatura, sentada en su trono con las piernas cruzadas y la corona en su sitio, indica que de concretarse la reunión con Maduro, espera que “las palabras no se las lleve el viento” y que se lleguen a acuerdos. “Yo quiero llegar a ser un factor de cambio. Lastimosamente, muchas personas se han ido de nuestro país por diferentes razones y no quiero ser una más de las que se vaya, sino de las que trabaje con lo que tenemos por algo mejor”.

A pesar de sus intereses humanistas, desechó la idea, por ahora, de aspirar a un cargo político como lo hiciera Irene Sáez, Miss Universo 1981.

Sobre el “back to back” con Migbelis Castellanos, dice: “Nada es imposible”.
Fuente: eluniversal.com