Saltar al contenido

Venezuela: El chavismo ya exuda su descontento

Venezuela: El chavismo ya exuda su descontento

 

Rafael J Flores A – lunes, 03 de Noviembre de 2014 – Publicado en: Economía, Gente y ReligiónPolítica

Las gargantas más profundas e influyentes de la base del chavismo hablan con estridencia en las últimas horas. Gritan, más bien, para que alguien les oiga. Han ido subiendo el tono, mordisqueando sus labios para no expresar entera su rabieta ante las cámaras, pero con plena conciencia de que su mensaje es y debe ser un dardo ardiente clavado en el pecho de la revolución. Los socialistas de abajo, de las bases más íntimas del proyecto revolucionario, elevan su voz como se lo enseñó su “comandante eterno”. Olfatean que algo está podrido. Su instinto y realidad les advierten que el barco navega directo hacia un iceberg y que, en rubros como la economía y la seguridad, impactó fatalmente contra un bloque de corrupción e ineficiencia.

La era de Nicolás Maduro no recibe varapalos de los representantes de la estirpe “oligarca”. En el balcón del Ejecutivo no dan serenatas los burgueses. El socialismo escucha ahora los ecos de sus propias cuerdas vocales. Una de ellas es la de Nicmer Evans. Él, uno de los más consultados analistas políticos de los cuadros rojos, se ha atrevido a recomendarle al Presidente que no se rodee de “sifrinos” y ha advertido una división en el Partido Socialista Unido de Venezuela. Escribió recientemente que hay “una cúpula aferrada a los privilegios individuales”, recordó a Müller Rojas satanizando a los “alacranes” que rodean al dirigente nacional y habló de los riesgos de una base chavista desmoralizada por la inacción ante la “innegable” crisis política y económica.

Descontento

Desde los movimientos civiles también se exhuda descontento. Hace una semana, Carlos Hurtado, coordinador nacional del Frente Patriótico Clase Media Socialista, repudió en rueda de prensa que al venezolano le estén metiendo “un paquetazo” y lamentó que el país se esté desmoronando en todas sus estructuras políticas. “Si queremos seguir tapando las cositas y el sol con un dedo, nos vamos a venir estrellando”, refutó encolerizado en una rueda de prensa donde estuvieron ausentes los medios de comunicación del Estado -que antes estaban en cada intervención de ese movimiento y proyectaban sus mensajes cual disco rayado-.

Hurtado clamó que está bueno ya de que grupos adeptos al Gobierno se comporten como “sinvergüenzas” ante el alud de desaveniencias socioeconómicas y políticas que recubre cada kilómetro de Venezuela. Él habló de “desastre” y de “élites corruptas”. Y se le han sumado decenas, centenares y miles de socialistas que prefieren la autocrítica al jalabolismo indiferente. Y todo esto ocurre, quisiera destacarlo, apenas semanas luego del congreso nacional del PSUV donde Maduro recibió el testigo partidista como líder máximo de la revolución. Se escucha al pueblo vociferar cuando, hace tan solo un par de meses, el Presidente anunció un “sacudón” que no pasó de ser un temblorcito cosmético.

Y, mientras, Diosdado Cabello exige decapitar políticamente a los “jefes escuálidos” que dominan las estructuras del Estado. Sal y escozor para las heridas abiertas de un chavismo que por estas horas está abrazado firmemente al hastío.

 “Se está desmoronando el país. A nosotros no nos va a arrimar la derecha. Los que están dirigiendo la política económica del país no saben un carajo”. Carlos Hurtado. Clase Media Socialista

Fuente: laverdad.com