Saltar al contenido

Presidenta argentina padece sigmoiditis, inflamación de parte del colon

Presidenta argentina padece sigmoiditis, inflamación de parte del colon 

Rafael J Flores A – martes, 04 de Noviembre de 2014 – Publicado en: Salud, Política

La presidenta argentina, Cristina Fernández, padece de “sigmoiditis”, una inflamación en la parte del colon, y “continúa internada” en el Sanatorio Otamendi de esta capital, según el parte médico oficial difundido la noche del lunes.

El médico Roberto Perez Drosan, explicó a Xinhua que esa patología “se verifica cuando se produce una inflamación o una infección en el sigmoide que es una parte del cólon que afecta particularmente a los divertículos que se encuentran en esa zona”.

En ese contexto, el especialista precisó que “los divertículos son pequeñas hernias que se producen en la parte interna, en las paredes, de varios órganos localizados en el intestino grueso a las que también podríamos describir como pequeñas hernias”.

Después de aclarar que “desconoce completamente el cuadro clínico que presenta la Presidenta” argentina, Pérez Drosan señaló que “cuando en un paciente se le diagnostican divertículos, en las paredes, en la mucosa, aparecen surcos, en los que se pueden alojar bacterias o no pero, que si así sucede, el área se inflama y, en general, se diagnostica sigmoiditis diverticular”.

La jefa de Estado había sido internada el domingo por la tarde, con un cuadro febril infeccioso con bacteriemia, afección que determinó que se cancele una visita a Buenos Aires de la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Tras el primer parte médico, difundido la noche del domingo, este lunes, 24 horas después, se informó oficialmente que Fernández padece sigmoiditis y que continúa “estable, internada, con tratamiento antibiótico endovenoso con observación evolutiva y seguimiento de los cultivos realizados”.

El reporte de este lunes fue firmado por los médicos Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández.

El caso actual se suma a otros que afectaron a la jefa de Estado.

El 17 de octubre pasado, a la mandataria se le recomendó reposo por 48 horas ante un cuadro de faringitis.

En julio pasado, Fernández debió someterse a un tratamiento específico ante un cuadro de faringitis que se extendió por dos semanas, lapso en el que se le practicaron diversos estudios y, además, tuvo que evitar forzar sus cuerdas vocales.

Luego de tales prácticas los médicos que la atienden concluyeron que la patología era de origen psicosomático, debido a situaciones de estrés.

Más atrás, el 9 de enero de 2009, Fernández sufrió una lipotimia que la obligó a suspender su agenda y, entre otras actividades un viaje a Cuba y Venezuela.

El 22 de diciembre de 2011, se informó oficialmente sobre la detección de un nódulo palpable en el lóbulo derecho de la tiroides que desembocó en una internación en la Hospital Escuela de la Universidad Austral, donde el 4 de enero de 2012 fue operada para extirparle un fragmento del órgano que, luego de ser sometido a un examen anatomopatológico, se determinó que fue un “falso positivo” de una dolencia oncológica.

El 7 de octubre de 2013, la presidenta argentina fue sometida nuevamente a una intervención quirúrgica -en aquella oportunidad en el Hospital Escuela de la Fundación Favaloro, en el transcurso de la cual se le practicó un drenaje para remover un hematoma subdural en el lado izquierdo del cráneo, como consecuencia de un traumatismo sufrido dos meses antes.

El 16 de marzo de 2014, en Roma -durante una visita oficial al Vaticano para entrevistarse con el papa Francisco- Fernández padeció una torcedura en el tobillo izquierdo en el hotel en el que se alojaba, por lo que debió ser atendida, medicada y se le colocó una bota ortopédica.  

Fuente: peopledaily.com.cn