Saltar al contenido

Un gel vaginal contra el VIH basado en el olivo entra en su fase definitiva

Un gel vaginal contra el VIH basado en el olivo entra en su fase definitiva

Rafael J Flores A – Lunes, 01 de Diciembre de 2014 – Publicado en: SaludCuriosidades, Ciencia & Tecnología

Así lo ha señalado este investigador del Instituto de Salud Carlos III de Madrid (ISCIII), centro en el que él y un equipo de 20 personas investigan, además del comportamiento del VIH, cómo desarrollar un microbicida pensado sobre todo para que las mujeres de los países en vías de desarrollo puedan protegerse del sida.

La empresa Seprox fue la que sintetizó y produjo con un grado de pureza único un potente antioxidante natural presente en el olivo.

En 2012, el equipo de Alcamí inició los estudios y demostró que esta molécula era activa frente al VIH en los modelos de laboratorio, y comenzó el desarrollo del microbicida (compuesto químico que destruye microbios a nivel local).

De la molécula (Hydroxytyrosol), patentada por la empresa Seprox, se ha comprobado su toxicidad en conejas y macacas y en febrero comenzará una nueva fase de eficacia que se probará también en macacas.

“La prueba de fuego es si funciona o no en modelos animales”, ha indicado Alcamí, quien ha agregado que, si estos ensayos son exitosos, en humanos se podría probar en una primera fase en 2016.

El objetivo es que esté en el mercado -será un fármaco barato- antes de que finalice esta década: primero en forma de crema, que se deberá aplicar cada vez que se mantienen relaciones sexuales, y después en forma de anillos que vayan liberando en la vagina el gel poco a poco y conseguir así una protección durante meses.

Una de las vías que analiza este equipo es la combinación de esta molécula con tenofovir, un medicamento antiviral que ya se emplea vía oral en el tratamiento del VIH y que también ha demostrado una protección parcial como microbicida, ha explicado este investigador.

Entre 2007 y 2009 se hizo en Sudáfrica un ensayo clínico con este fármaco con casi 900 mujeres, llamado “Caprisa 004”.

Se comprobó que gracias a tenofovir, convertido en gel vaginal, un 40 % de las mujeres no contrajeron el VIH.

Según Alcamí, el reto es aumentar ese porcentaje, de ahí que una de las vías de investigación sea la combinación de compuestos.

El prototipo del ISCIII funciona de dos maneras: impidiendo al virus que se multiplique cuando entra en la célula y reduciendo la inflamación a nivel local, un factor muy importante en las infecciones por VIH.

“Las mujeres que tienen una inflamación u otra infección vaginal, por ejemplo por herpes, se infectan más fácilmente de VIH”.

Además del equipo de Alcamí, en España, la Universidad de Alcalá y el Hospital Gregorio Marañón desarrollan también un microbicida.

En el mundo, hay unos seis prototipos que se están probando en estos momentos en animales -entre ellos los estudios españoles- y tres grandes ensayos clínicos en fase III (hay tres fases para la aprobación de un fármaco) que prueban la combinación de distintos antirretrovirales usados vía oral y reformulados en forma de crema.

Estos microbicidas se investigan primero para su aplicación vaginal y más tarde se harán para uso anal.

Para Alcamí, estos geles suponen una herramienta más en la lucha contra el sida.

El uso del preservativo y la educación son importantes, pero no se han demostrado suficientes. También sería eficaz tratar inmediatamente a todas aquellas personas que contraen el VIH, para parar la cadena de contagio, pero eso en los países en vías de desarrollo no se ha conseguido: sólo entre un 30 y un 40 % de los pacientes que requieren antirretrovirales son tratados.

“En este contexto, que no es el más adecuado, los microbicidas pueden jugar un papel importante”, ha aclarado Alcamí, quien ha aseverado que si se protege a las mujeres se protege a los bebés.

El proyecto de Alcamí ha recibido de la Comisión Europea casi dos millones de euros e incluye hasta los ensayos con macacas.

Para realizar los ensayos clínicos con mujeres, el grupo volverá a pedir financiación europea.

Fuente: cascaraamarga.es