Saltar al contenido

Marruecos ha abierto la mano con la inmigración clandestina

Marruecos ha abierto la mano con la inmigración clandestina 

inmigracion, marrueco, patera, españa, RafaelJFloresA

Rafael J Flores A – Miércoles, 13 de Agosto de 2014 – Publicado en: Sucesos

La falta de vigilancia en las costas marroquíes, el blindaje de la valla de Melilla y las buenas condiciones climatológicas existentes son las posibles causas de que un millar de inmigrantes entrara ayer en España. 920 alcanzaron el Estrecho en al menos 84 lanchas hinchables, mientras que otros 80 lo hicieron en Melilla tras saltar la valla en un triple intento en el que participaron 750 indocumentados.

La cifra supone un triste récord. Nunca en la historia de la inmigración española habían llegado tantos sin papeles en un solo día.

Las fuentes policiales consultadas por este diario creen que la actitud de permisividad observada en las fuerzas de seguridad de Marruecos podría obedecer a la necesidad puntual de dar una salida inmediata a la bolsa de personas indocumentadas que malviven agazapadas en los bosques del país vecino a la espera de poder cruzar a Europa.

Señalan que es difícil calcular cuántos inmigrantes forman exactamente esta bolsa humana, pero apuntan que, por el testimonio de los propios sin papeles, podría haber 2.000 o 3.000 personas, aunque Marruecos en alguna ocasión ha elevado esta cifra hasta los 30.000 extranjeros en situación irregular.

Hay un atasco acumulado de gente que lleva mucho tiempo allí y Marruecos quiere aliviar esta presión. Además, están nerviosos por el ébola, señalan las fuentes. Y dicen también: Tantas pateras en un día no salen si Rabat no quiere. La mayoría son lanchas de juguete que tardan tiempo en inflarse y que recorren 100 metros en más de un cuarto de hora. Si hubieran tenido la intención de impedirles el paso, los gendarmes marroquíes lo habrían hecho.

Porque ayer, en un solo día, 920 personas salieron desde las costas marroquíes en al menos 84 lanchas hinchables. Entre ellas había un centenar de mujeres (varias embarazadas) y más de 40 niños. La víspera fueron rescatados 299 subsaharianos a bordo de otras 31 embarcaciones. Todos llegaron en buen estado de salud, pero viajaron en una situación límite y algunas pateras iban a la deriva. Es extraño que nadie presenciara e impidiera su salida.

De hecho, los propios inmigrantes que han participado en estas travesías han asegurado que las costas marroquíes, desde el Cabo Espartel a Ceuta, estaban sin vigilancia y que en un momento dado se corrió la voz entre ellos para echarse a la mar. 

Si desea leer más sobre el tema visite: elmundo.es