Saltar al contenido

Papa pide perdón a comunidad evangélica

Papa pide perdón a comunidad evangélica

papa vaticano misa RafaelJFloresA

 Rafael J Flores A – Lunes, 28 de Julio de 2014 – Publicado en: Sucesos 

Francisco mantiene su palabra. Había prometido al pastor evangélico de Caserta que iría a visitarlo, y ha cumplido.

El Papa llegó en helicóptero a las 10:15 y se subió en un Ford Focus que lo llevó hasta el portal del edificio en el que reside el pastor Giovanni Traettino. Se trata de un gran impulsor del diálogo entre evangélicos y católicos en Italia y amigo personal del Papa. Se conocieron en 2006, durante un multitudinario encuentro ecuménico en Buenos Aires.

Francisco se bajó del coche en una calle normal, y la gente lo contemplaba atónita. Para romper el hielo, el Papa bromeó con una señora que salía en ese momento del supermercado con varias bolsas de la compra en las manos y que se asustó al verlo tan cerca.

Luego el Papa entró en casa de Giovanni Traettino donde permaneció gran parte de la mañana. A última hora visitó su comunidad, en una futura iglesia evangélica que está todavía en fase de construcción. Se trata de una nave, con enormes ventanales, decorada sobriamente con una gran cruz de madera y las palabras Jesús es el Señor y Reconciliar sirviendo.

A pesar de que entre los dos hay gran amistad, seguramente el Papa no esperaba tanta cordialidad por parte de las personas. En la misma puerta del futuro templo lo esperaban los más ancianos de la comunidad evangélica local. Dentro, unas 350 personas le recibieron con aplausos y apretones de manos. Asistían también pastores evangélicos de varios países, y el Papa reconoció entre la multitud a Jorge Himitian, otro amigo personal de su época de Buenos Aires.

Comenzaron una Celebración de la Palabra. Francisco escuchaba en pie a Traettino, que le daba las gracias por esta visita, un regalo enorme, inesperado e inimaginable. Gracias por lo que ha hecho para superar las complicaciones protocolarias. Sepa que los pentecostales y los evangélicos rezan por usted, añadió.

Francisco rezó con ellos y les habló sin papeles. Comenzó llamándoles hermanos y hermanas y les dijo que estaba allí para devolver las visitas que vuestros hermanos me hicieron a Buenos Aires.

Luego les pidió perdón por las persecuciones raciales del fascismo italiano de los años 30, que llevaron a la expulsión de sus pastores y de muchos de sus creyentes.

Había católicos entre los que persiguieron y denunciaron a los pentecostales, como si fueran locos que estropeaban la raza. Yo soy el pastor de los católicos y os pido perdón por estos hermanos y hermanas, dijo.

También pidió perdón por las divisiones. Según Francisco, en el diálogo entre cristianos se repite lo que dice la Biblia que hicieron los hijos de Jacob con el pequeño José, primero intentaron matarlo, y luego intentaron salvarlo. Y añadió que para perdonarse hay que conocerse, y que tanto católicos como evangélicos deben aprender a reconocer que es el Señor quien tiene la iniciativa, no nosotros. El antídoto es caminar juntos en presencia de Jesús, y confiar en el Espíritu Santo que nos da, no la uniformidad, sino unidad en la diversidad.

Leer más sobre la noticia, visite: abc.es

Noticias relacionadas:

Misa del Papa Francisco en Caserta contara con 300000 fieles