Saltar al contenido

Nobel de Física para los padres de la revolución de las luces LED

Nobel de Física para los padres de la revolución de las luces LED 

Nobel de Física, Nobel, padres, revolución, luces LED, LED

Rafael J Flores A – Miércoles, 08 de Octubre de 2014 – Publicado en: Ciencia & Tecnología

Shuji Nakamura no ha tenido un camino fácil hasta el Premio Nobel. Las luces LED se habían inventado ya en los años 60, pero sólo los de color rojo o verde llegaron a ser muy comunes en calculadoras, relojes o luces de stand by de televisores o equipos de música. Pero quedaba por delante encontrar un material semiconductor capaz de emitir luz azul, lo que permitiría, combinando los tres colores, fabricar bombillas de luz blanca con esta tecnología. Eso no ocurrió hasta que en el año 1993, una compañía japonesa llamada Nichia creó los primeros LED azules.

El invento supuso hasta el año 2005 unos beneficios de cerca de 500 millones de euros. Pero el inventor que generó la patente multimillonaria, Shuji Nakamura, no percibió más que 180 euros en compensación por su descubrimiento. Después de un largo litigio y del abandono de Japón por parte del hoy profesor de la Universidad de Santa Bárbara (California) -que terminó por nacionalizarse estadounidense- la empresa fue condenada a pagar más de siete millones de euros a Nakamura.

La decisión de la Real Academia Sueca de Ciencias que otorga los Premios Nobel levantó ayer de la cama al autor de aquel descubrimiento a las 3.00 de la madrugada. Profesor, Nakamura, ¿cómo se siente tras ganar el Nobel de Física?, le preguntaron por teleconferencia desde la sede de la Academia. Es increíble, estoy emocionado. Es fascinante, aseguró el profesor.

Una de las voluntades de Alfred Nobel fue siempre que los galardonados hubieran colaborado con su trabajo científico al avance de la Humanidad. Este año, el Comité de los Premios ha querido seguir el legado del inventor de la dinamita y ha decidido otorgar el Nobel de Física a los profesores de origen japonés Isamu Akasaki e Hiroshi Amano, de la Universidad de Nagoya (Japón), y a Shuji Nakamura, de la Universidad de California en Santa Bárbara (California, EEUU) por la invención de los diodos eficientes de emisión de luz azul que han permitido las fuentes de luz blanca de ahorro energético.

Pero el verdadero padre de la criatura es este último. La gran genialidad de Nakamura es que hizo algo que todo el mundo en la comunidad científica decía que era imposible, asegura Enrique San Andrés, profesor de Física Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid. Convenció a Nichia para que le diera 1,5 millones de dólares y en apenas seis años puso en el mercado el producto. Es un Nobel merecidísimo, continúa. 

Si desea leer más sobre el tema visite: elmundo.es